Deja un comentario

Derecho innegable

Imagen

No son ladrillos, no son ventanas,

no son persianas a medio subir.

No son pasillos, no son almohadas

de todas las camas en las que dormir.

 

 

Son los rincones de guerra y calma,

las riñas de madres y padres que te aman.

Son esos dramas y la vida que pasa,

que le den a Bahamas yo me quedo en mi casa.

 

 

Cuando el día es gris y la lluvia golpea los cristales

una casa es el fortin de los ideales iguales.

podrá arder París y declararse en huelga la paz

que nada se verá dificil desde el sofá.

 

 

La primera vez que ella pisó tu cuarto es imborrable,

las noches en el balcón con tu Aarón particular.

La presión del aire, aquí depresión es nadie,

está canción es el baile que has de recordar.

 

 

Y qué me dices de tu infancia incansable viajero,

cuando cabían mares y cascadas en tu fregaderos.

Y esa mesa era el terreno de juego de tus fantasías,

el mundo era tu casa y la casa era alegría.

 

 

Inocentes, cuando una manta es un refugio nuclear

donde esconderte de los demonios de la oscuridad.

La libertad de verte viajar por moverte

del comedor a la cocina y volver a empezar.

 

 

Una casa es un templo de relaciones y experiencias

y el que diseña pisos tambien diseña sueños.

y el que niegue el derecho a soñar no merece residencia,

pues vivir no tiene precio.

Si quieres escuchar a @nursesilvestre recitando este poema al ritmo de Jhon Coltrane, escucha http://mediauni.uv.es/notaalmargen  1×11.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: